Amarres de amor: una técnica poderosa que debes conocer

Un gran número de opiniones sobre el equipo profesional de Alicia Collado que están en Internet de sus clientes son un reflejo de su trabajo. El buen hacer y el éxito de sus rituales han hecho que miles de personas recurran a sus servicios en busca de ayuda esotérica. Aunque su especialidad son los amarres de amor, que son para recuperar el amor de tu vida, también puedes postular a trabajos en la economía, laboral, suerte, limpieza esotérica, y un largo etcétera.

Leer más

Logra que tu amor se quede gracias a la ayuda de Alicia Collado

En realidad es difícil dar todo al amado de forma unilateral sin que exista al menos un retorno equivalente para encontrar la verdadera armonía.

En perspectiva, es aquí tanto el la hoguera y el riesgo, de ver brillar su amor consumiéndose sin recibir también la luz del otro del que emana ese mismo resplandor amoroso como un espejo benéfico.

El amor se puede quedar si lo deseas

Uno llama al otro y viceversa, como una reacción en cadena donde el amor de uno le da energía al otro y viceversa. Con la ayuda de la videncia podrás lograr lo que necesitas.

Era importante devolver esa definición equilibrada que algunos o algunos pudieron haber olvidado, cegados por tanta atracción y entrega de uno mismo mientras que a veces también es necesario saber mantener una “autoestima”, garante de la propia autoestima.

Cree que el amor puede volver

Y es una noción fundamental que la confianza para amar, no solo la confianza en el otro para evitar cualquier traición a un amor compartido, sino también la confianza en uno mismo.

Es más que necesario no depender de lo que uno da a los demás como única fuente de consuelo, porque el amor no es pretexto ni paliativo de las propias carencias, es un compartir en la complementariedad, es una corrección de uno mismo por la perfección, es este intercambio de calor humano sin que exista siendo sin embargo total fusión y abandono de uno mismo.

Por tanto, es inevitable al final del día una evolución positiva de uno mismo a través de los demás y no un empobrecimiento por haber dado demasiado de uno mismo en detrimento de sus propias posibilidades o recursos.

Por eso, querer “darlo todo por amor” se vuelve sospechoso porque implica su propia disolución en el otro, su propia aniquilación programada si uno se olvida de sí mismo en el amor.

El amor real y sus puntos

No hay en estas palabras un deseo de reducir el amor a una especie de intercambio contable, es por el contrario solo en el sentimiento de que el amor es beneficioso para ambos socios que podrá durar sin peligro y conducir a un desarrollo marcadamente positivo para ambos.

Por tanto, hay que tener cuidado con amores demasiado exclusivos, demasiado dependientes y demasiado poderosos que se alejan de esta armonía.

¿Significa esto que debemos evitar la pasión?

No si se comparte y si trae la chispa de un amor duradero que estará satisfecho con él para encender un resplandor más sereno después.

Transformar la pasión de los comienzos en un fuego grande y más estable parece bastante justo y sabio para todos aquellos que han tenido esta experiencia, a veces fugaz y perdida, a veces más duradera si ha podido prosperar en un suelo más fértil, porque el amor es cultivada, la pasión solo cosecha sin plantar nada.

La pareja se puede quedar

No olvidemos que la pareja es una entidad por sí misma y que funciona avanzando en parejas, no es responsabilidad exclusiva de uno de los dos avanzar con un pie con el pretexto de que puede hacerlo, será ¿Podrá hacerlo en otro lugar de todo el camino? Ciertamente no.

Caminar con dos pies sólidos por los empinados senderos de la vida será mucho más juicioso para avanzar mucho más juntos.

En la realidad de los hechos, y como practicante profesional, todos los días veo a mujeres y hombres llorar al ver cómo se marchita su amor, pero anunciando que lo están haciendo todo por su relación.

Aprende como puedes alejar las malas energías de tu alrededor

Todas las personas estamos rodeadas por energía, esta puede ser buena o mala, eso dependerá de diversos factores. Sin embargo, las personas también pueden transmitirnos malas energías, un ejemplo de ello es la envidia. Aunque no lo creas, la envidia es una de las energías negativas más comunes que más afectan a las personas en todo el mundo.

Las malas energías no afectan solo a la las personas, sino que también pues albergarse en lugares como tu negocio, tu hogar y más. Estas malas energía hacen que nos ocurran cosas malas y que presentemos síntomas de negatividad.

Hay varias formas en las que puedes atacar estas malas energías, puedes acudir con un vidente de confianza para que realice una limpieza. Para estos casos, nuestra recomendación son las limpiezas energéticas de Alicia Collado. Esta mujer te ofrecerá una excelente atención y resolverá tu problema en tiempo récord.

La otra opción que tienes es realizar un hechizo de sencillo de limpieza para poder deshacerte de las malas energías que haya sobre ti y sobre tu hogar o familia.

¿Cómo sé que estoy rodeado de malas energías?

Saber si te encuentras rodeado de malas energías puede llegar a ser bastante sencillo. Tan solo debes prestar atención a las cosas que te rodean y a las cosas que ocurren a tu alrededor. Esta es la primera cosas que hará que te des cuenta de si estás bajo los efectos de las malas energía.

A continuación te daremos una serie de cosas que puede ocurrirte y son un claro indicativo de que puedes estar siendo víctima de las malas energías en tu hogar.

Mal humor constantemente: una de las cosas que pueden hacer que notes que te encuentras bajo los efectos de las malas influencias es que siempre te encontrarás de mal humor. Estar de mal humor en algún momento es normal, sin embargo, si esto se vuelve demasiado frecuente, es recomendable busques ayuda profesional.

Ansiedad: Es bastante común que las personas que están bajo los efectos de las malas vibras lleguen a presentar ansiedad o estrés por cosas que normalmente no tendrían ninguna importancia. Si estás padeciendo de esto, es posible que estés bajo los efectos de las malas energía.

Agotamiento físico y mental: ¿Te siente cansado todo el tiempo? Esto es algo bastante común en personas que han sido víctimas de las malas vibras. Sin embargo, no siempre es el caso, ya que puede haber muchos factores que incluyen en esto. Pero si se vuelve algo constante, una consulta con un vidente profesional no estaría mal.

Quejas constantes: Otra de las cosas comunes que ocurren cuando eres víctima de las malas energías es que te quejarás por todo y con todos. Parecerá que todo está mal y que nadie, ni siquiera tú, es capaz de hacer las cosas bien. Incluso, por las cosas más simples y tontas te quejarás. Esto puede acarrear conflictos, no solo tu núcleo familiar sino también en el ambiente laboral.

Este síntoma puede legar a ser muy peligroso, si te encuentras pasando por esta situación, lo más recomendable es que acudas con un profesional para resolverlo.

¿Cómo puedes protegerte de las malas energías?

Al hacer frente a las energías negativas evitas que se instalen y tomen las riendas de tu vida. Hay muchas formas de protegerse de las malas energías y síntomas que provocan. Si las pones en práctica, mantendrás alejadas las malas sensaciones:

  • Mentalidad positiva: olvídate del pesimismo, aprende a gestionar los malos momentos y procura buscar la parte buena de todas las situaciones.
  • Mantén alejados tus miedos: a veces no es necesario que las energías negativas, síntomas incluidos, vengan de fuera. Tú mismo, sacando a relucir tus miedos e inseguridades las recreas y favoreces.
  • Lleva un amuleto: puede ser cualquier cosa, desde no salir de casa sin aplicarte unas gotas de aceite esencial de romero en las muñecas, hasta llevar una foto de familia en una ocasión especial. Cualquier cosa que te dé buenas vibraciones es válido.
  • Dedícate tiempo: disfruta de las cosas que te gustan, mímate, cuídate. Dedica unos minutos al día a reflexionar, meditar, hacer yoga, leer, escribir, a la música… De vez en cuando, es beneficioso apuntarse a un retiro de meditación, por ejemplo, o un retiro espiritual.